Hay signos esperanzadores de que la pandemia del COVID-19 se está controlando gradualmente. Por supuesto, sigue siendo importante que todos sigamos las pautas para mantenernos a salvo unos a otros. Cada día, a medida que disminuyen los casos y las muertes por COVID-19, y aumentan las tasas de vacunación, la perspectiva de que las cosas vuelvan a la “normalidad” parece cada vez más posible. Por último, parece que podemos empezar a mirar hacia el futuro con mucho mayor optimismo.

Desde que comenzó la pandemia hace un año, más de 3 millones de niños en los EE. UU. han sobrevivido a este nuevo coronavirus. Qué aspecto tendrá la “normalidad” para estos niños es una cuestión que los médicos, los científicos y los padres todavía están tratando de averiguar. En parte, el tiempo lo dirá. Pero esto es lo que ya sabemos. Las primeras investigaciones indican que los niños que en general están sanos y que han tenido casos leves o moderados de COVID-19 probablemente se recuperen por completo. Sin embargo, también hay investigaciones que identifican a un pequeño subconjunto de niños que desarrollaron enfermedades neurológicas graves asociadas con el virus SARS-CoV-2. Para muchos proveedores de atención médica como yo, esto plantea la pregunta: ¿Cuáles son los posibles efectos del desarrollo neurológico a largo plazo para los niños que han contraído infecciones por coronavirus humano que afectan el sistema nervioso?

Recientemente, mis colegas del departamento de Neurología Infantil y Neurociencia del Desarrollo de Texas y yo publicamos un artículo en la revista Pediatric Neurology donde exploramos más este tema. Si bien estamos aprendiendo más sobre el COVID-19, se sabe muy poco sobre los efectos que el virus pueda tener en el desarrollo neurológico de los niños a largo plazo. Nuestra experiencia en el cuidado de niños con problemas clínicos similares a los observados en pacientes con COVID-19 (pero por otras causas) nos ha demostrado que a veces los cursos de enfermedades neurológicas o enfermedades graves que requieren tiempo en la unidad de cuidados intensivos pueden tener impactos sutiles y duraderos en niños, como dificultades de aprendizaje y de atención, problemas para encontrar palabras o debilidad muscular residual que las terapias adecuadas pueden ayudar a abordar. Los problemas en el estado de ánimo, el comportamiento y el sueño también son frecuentes.

Por lo tanto, para ayudar a los padres y proveedores de salud a detectar estos efectos, hicimos una revisión de la literatura médica para realizar estudios sobre los resultados del desarrollo neurológico de los niños que han tenido COVID-19 o las otras seis especies de coronavirus que se sabe que infectan a los humanos. En total, revisamos más de 2,000 artículos y encontramos alrededor de 50 que hablaban de enfermedades neurológicas y enfermedades graves de todos los tipos de coronavirus.

Aquí hay algunas conclusiones que sacamos en claro:

  • Afortunadamente, la enfermedad grave (disnea, cianosis central, hipoxemia) y enfermedad crítica (síndrome de dificultad respiratoria aguda, insuficiencia respiratoria, shock) por COVID-19 en niños es poco común: menos del 2% y 1% de los casos, en comparación con los estudios que muestran tasas de enfermedad grave y crítica en adultos tan altas como 14% y 5% respectivamente. Con la excepción del virus del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV), cada coronavirus humano se asoció con enfermedades neurológicas en niños pequeños.
  • Los niños con infecciones por COVID-19, incluidas infecciones por virus distintos del COVID-19, tenían enfermedades neurológicas leves y graves, como parálisis transitoria, meningitis, encefalitis y convulsiones. Además, los niños con COVID-19 padecían enfermedad vascular, que incluía accidentes cerebrovasculares, particularmente en niños que tenían síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C). En total, del 2 al 4% de los niños con COVID-19 requirieron hospitalización y el 1% necesitaron cuidados intensivos.
  • Curiosamente, muy pocos artículos evaluaron los efectos a largo plazo de las infecciones por coronavirus humano en los dominios del neurodesarrollo a largo plazo, incluidos los resultados cognitivos, del lenguaje, académicos, motores y psicosociales en los niños. Se necesita más investigación para llenar este vacío crítico en el conocimiento.

En el Hospital Texas Children’s, cuando vemos pacientes con enfermedades graves que requieren cuidados intensivos o pacientes con enfermedades del sistema nervioso, nuestro equipo de especialistas en desarrollo neurológico, como neurólogos, psicólogos y terapeutas, sigue a estos pacientes a lo largo del tiempo para guiar su tratamiento y recuperación. De la misma manera, abogamos por la vigilancia a largo plazo de los niños con manifestaciones neurológicas causadas por infecciones por coronavirus humano para garantizar que su función neurocognitiva se recupere lo mejor posible. El tremendo estrés y el trauma de la evolución de una enfermedad grave pueden tener consecuencias crónicas en la calidad de vida de un niño. Por lo tanto, la vigilancia del desarrollo neurológico puede desempeñar un papel fundamental en la reducción de estos efectos.

Para leer el artículo completo en Texas Children’s Hospital, puedes hacerlo aquí