Los científicos están proporcionando una comprensión más completa del papel esencial que juega el sueño en la salud del cerebro, identificando una transición abrupta alrededor de los 2.4 años de edad, cuando su propósito principal pasa de la construcción del cerebro al mantenimiento y reparación.

Los investigadores han realizado un análisis estadístico de datos de más de 60 estudios del sueño. Observaron el tiempo de sueño, la duración del sueño de movimientos oculares rápidos (REM), el tamaño del cerebro y el tamaño del cuerpo, e idearon un modelo matemático de cómo cambia el sueño durante el desarrollo.

Básicamente, hay dos tipos de sueño, cada uno vinculado a ondas cerebrales específicas y actividad neuronal. REM, con los ojos moviéndose rápidamente de un lado a otro detrás de los párpados cerrados, es un sueño profundo con sueños vívidos. El sueño no REM es en gran parte sin sueños.

Durante el sueño REM, el cerebro forma nuevas conexiones neuronales mediante la construcción y el fortalecimiento de sinapsis, las uniones entre las células nerviosas o neuronas, que les permiten comunicarse, reforzando el aprendizaje y consolidando los recuerdos. Durante el sueño, el cerebro también repara la mínima cantidad de daño neurológico diario que normalmente experimenta en los genes y proteínas dentro de las neuronas, así como también elimina los subproductos que se acumulan.

Aproximadamente a los 2,4 años de edad, los hallazgos mostraron que la función principal del sueño cambió de construir y cortar conexiones durante el sueño REM a reparación neuronal durante el sueño REM y no REM.

“Fue impactante para nosotros que esta transición fuera como un cambio y tan aguda”, dijo Van Savage, profesor de ecología y biología evolutiva, y de medicina computacional de UCLA, autor principal de la investigación publicada en la revista Science Advances.

El sueño REM disminuye con la edad. Los recién nacidos, que pueden dormir unas 16 horas diarias, pasan alrededor del 50% de su tiempo de sueño en REM, pero hay una disminución pronunciada alrededor de los 2,4 años. Se reduce a aproximadamente el 25% a los 10 años y a aproximadamente el 10% al 15% alrededor de los 50 años.

“El sueño es necesario en todo el reino animal y es casi tan omnipresente como comer y respirar”, dijo Van Savage. “Yo diría que es un pilar de la salud humana”.

 

Si quieres leer el artículo original en Reuters.com, puedes hacerlo aquí