[vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]Ana Cano

Logopeda y educadora infantil, especializada en atención temprana y trastornos de habla y lenguaje en niños.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text responsive_align=”left”]

[mk_divider style=”single” divider_color=”#015345″ divider_width=”full_width” margin_top=”20″ margin_bottom=”20″]

¿CUÁNDO ACUDIR A UN PROFESIONAL?

Una de las preguntas más frecuentes de los padres es cuándo se debe acudir a un profesional. Hay varias situaciones en las que se puede dar una señal de alarma que indique que es momento de observar a los niños.

  1. En el momento del parto o incluso durante el embarazo, se pueden presentar diversos trastornos que hacen prever que el bebé va a necesitar un seguimiento los primeros meses de vida para prevenir o minimizar futuras alteraciones en su desarrollo. En el caso en que se conozca que existe algún síndrome o trastorno, es muy importante establecer cuanto antes contacto con el equipo de atención temprana.
  2. En las revisiones que se hacen a través del pediatra se pueden detectar retrasos madurativos o distintas alteraciones. El médico entonces dará la señal de alarma y se empezarán las tramitaciones para derivar a atención temprana.
  3. Desde el ámbito escolar también se pueden percibir distintas situaciones que indiquen que el niño puede estar algo más atrasado que el resto de la clase, en cuanto al lenguaje o la relación social con los compañeros. En este caso se hablará con los padres para llevar a cabo las gestiones necesarias a través del equipo de orientación.
  4. Hay padres o familiares que también se dan cuenta de que algo no marcha del todo bien con su hijo o hija. Comparan con otros niños del entorno y encuentran que hay diferencias en el desarrollo. Es importante no alarmarse y no intentar buscar respuestas rápidas en fuentes no fiables como internet o amigos y familiares que no sean profesionales. Es mejor acudir al pediatra o a los profesores de los niños y comentarles las inquietudes que se tienen, para que ellos puedan asesorar de la mejor manera posible.
    Es frecuente que la gente a nuestro alrededor, nos diga que el niño “ya hablará” o “ya se le pasará”.

Aunque no hay que tomárselo con excesiva angustia, si creemos que algo no está bien es mejor que acudamos a un profesional, ya que ellos pueden evaluar de mejor manera un posible nivel de riesgo y aunque no haya que comenzar un tratamiento pueden dar pautas e indicarnos cómo valorar que el niño sigue un desarrollo normalizado.

 

 

 

[mk_divider style=”single” divider_color=”#015345″ divider_width=”full_width” margin_top=”20″ margin_bottom=”20″]

 

 

 

Ana Cano

Logopeda y educadora infantil.
Especializada en atención temprana y trastornos de habla y lenguaje en niños.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][/vc_column][/vc_row]