Una nueva investigación sugiere que el maltrato infantil tiene un efecto perjudicial en la estructura cerebral y aumenta el riesgo de resultados clínicos desfavorables en pacientes con depresión mayor, incluidos los episodios depresivos recurrentes.

“Nuestros hallazgos agregan peso a la idea de que los pacientes maltratados podrían ser clínica y neurobiológicamente distintos de los pacientes no maltratados”, dijo a Medscape Medical News, Nils Opel, MD, del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Munster, Alemania. “Las investigaciones futuras deberían considerar que los pacientes maltratados podrían representar un subgrupo distinto que requiere atención y atención especializada”.

 

Toda la información sobre el reportaje de MEDSCAPE aquí