De acuerdo con un nuevo estudio en más de 650,000 niños, la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola no aumenta el riesgo de autismo y no desencadena el autismo en niños que están en riesgo.

Los investigadores utilizaron un registro de población para evaluar si la vacuna MMR (Triple vírica) aumentó el riesgo de autismo en niños nacidos en Dinamarca entre 1999 y 2010. Hasta agosto de 2013, se realizó un seguimiento de un total de 657,461 niños. Los investigadores documentaron los diagnósticos del trastorno del espectro autista así como factores de riesgo conocidos que incluyen la edad de los padres, el diagnóstico de autismo en un hermano, el parto prematuro y el bajo peso al nacer.

 

5 mitos que rodean a las vacunas – y la realidad

Más del 95% de los niños recibieron la vacuna MMR, y 6.517 fueron diagnosticados con autismo. La vacuna MMR no aumentó el riesgo de autismo en los niños que no se consideraron en riesgo de padecer el trastorno y no lo activó en los que presentaban los factores de riesgo, según el estudio que se publicó el lunes en la revista Annals of Internal Medicine.

“La idea de que las vacunas causan autismo todavía existe y se está exponiendo mucho en las redes sociales”, señaló Anders Hviid, autor principal del estudio e investigador principal del Statens Serum Institut en Dinamarca.

Hviid y su equipo querían proporcionar respuestas científicas sólidas, ya que los grupos antivacunas son cada vez más activos e incluso celebridades y políticos difunden el miedo a las vacunas.

 

Todo el reportaje completo de CNN aquí