¿Cómo se forma nuestro discurso según lo que escuchamos? La respuesta varía, dependiendo de la composición de las vías de nuestro cerebro, conforme ha encontrado un equipo de neurocientíficos.

La investigación, querelaciona cómo sincronizamos nuestras palabras con el ritmo de los sonidos que escuchamos, ofrece métodos potenciales para diagnosticar las alteraciones relacionadas con el habla y para evaluar el desarrollo cognitivo-lingüístico en los niños.

“Algunas personas sincronizan espontáneamente el ritmo de su discurso para que coincida con el ritmo del discurso que están escuchando, mientras que otros no”, explica Florencia Assaneo, investigadora postdoctoral del Departamento de Psicología de la Universidad de Nueva York y autora principal del estudio, que aparece en la revista Nature Neuroscience.

“Al sincronizar o no hacerlo, se predicen los aspectos funcionales y estructurales de nuestra red del cerebro lingüístico, así como nuestra capacidad para aprender nuevas palabras”.

Toda la información sobre el reportaje de NYU aquí