Publicación original en la página de Facebook de Teaming

“Aldo es mi vida”, dice su madre. Cuando estaba a punto de dar a luz, empezaron a entrar médicos y enfermeros, y ella sólo supo que algo pasaba pero que Aldo tenía que nacer.

Entonces sacó todas las fuerzas y toda la energía de las que él no disponía, y finalmente le escuchó llorar. Le dio un beso y se lo llevaron para examinarle durante las 3 horas más largas de su vida. Diecinueve meses después, cuando le diagnosticaron epilepsia, se preguntó si aquello que ocurrió durante el parto había tenido que ver.

Desde entonces ha sido un sinfín de médicos, terapias, pruebas, nuevos síntomas de un diagnóstico de alguna enfermedad aún por determinar. En sus tan sólo 5 años han vivido un periplo de cambios de colegio y mudanzas buscando su inclusión, para ofrecer a Aldo la posibilidad de un futuro independiente y feliz.

En el Cole de Celia y Pepe, por fin Aldo es un niño más, que ha creado un vínculo maravilloso con el resto de sus amigos. Cada día se esfuerza en contar su vivencia, a pesar del olvido de palabras ordinarias, del tartamudeo puntual, y de la desorganización en sus frases. Aldo aprende jugando, es feliz, y todos disfrutan con su felicidad.

Dona 1€/mes para que más niños como Aldo puedan ser acompañados👇
➡️ http://bit.ly/2oIJasV ⬅️
#HistoriasTeaming
Fundación Querer

Accede a la publicación original de facebook